Villa medieval de Antoñana

Villa fortificada fundada por el rey Sancho "el Sabio" de Navarra en el año 1182 sobre un antiguo fuerte

La villa medieval y amurallada de Antoñana está considerada como Monumento Nacional de Euskadi. Se asienta en un montículo y sobre un antiguo fuerte, a la orilla izquierda del río Ega.

Tres calles principales atraviesan la villa de norte a sur, donde se encuentran las casas blasonadas con los escudos de armas en las fachadas. De todas ellas hay que destacar la casa-torre de los Hurtado de Mendoza, Condes de Orgaz (siglo XIII) y la casa palacio con torreón de los Elorza (siglo XVI).

La única puerta medieval que se conserva está situada al sur, y el cubo al oeste. Las calles están comunicadas por pasadizos cubiertos de madera, callejuelas estrechas y cantones. Aprovechando la muralla como pared, se construyeron las casas hacia sus adentros. Las ventanas y balcones se abren en la propia muralla.

En la puerta que da acceso al casco antiguo se encuentra la iglesia dedicada a San Vicente Mártir.

El edificio del siglo XVII que albergaba la cárcel se ha convertido en Centro Apícola y Sala de Exposiciones. Al lado de la muralla se encuentra el monumento a la abeja, y el parque recreativo con mesas y asadores. La antigua escuela es hoy una ludoteca. En el centro de la villa está situado el frontón de pelota.

Siguiendo la senda del Agín hacia el monte Soila existe un denso bosque con tejos centenarios de grandes dimensiones, dos árboles singulares, un tilo y un tejo,  y otros árboles como hayas, robles y encinas donde se cultiva la trufa.

En un bonito paraje cercano se encuentra la regadera del Aguaqué, donde las presas forman saltos de agua.

Sobre el río Berrón se conserva un molino harinero construido en 1617. Varios puentes cruzan los ríos Berrón y Sabando, destacando el Puente del Parador, Puente Alto o del Salzinal (1762) y Puente Laya (1829).

FUENTE: www.campezo.eus